Crítica Aquí en la Tierra

Si algo hace del teatro una de mis aficiones favoritas es la capacidad que algunos actores, directores, en fin, grupos humanos tienen para transmitirnos eso; su humanidad misma. En Aquí en la tierra, dirigida por Paco Solís y basada en la obra de Fritz Hochwälder “El cielo en la tierra” y en la película “La Misión”, se nos narra la historia de las reducciones que administraban los jesuitas en Paraguay, y cómo éstas se convierten en terreno ansiado por los colonizadores europeos.

La trama se centra en la vida de Rodrigo Mendoza, un traficante de esclavos quien cegado por la ira al verificar la infidelidad de su novia, asesina su hermano a quien protegía amorosamente; pero quien también es responsable de la traición. Su crimen lo llevará a sufrir una penosa depresión que solo superará cuando descubra el proyecto de las reducciones. Aquí, de manera insólita, se une a los naturales a quienes antes cazaba y esclavizaba, y se convierte en jesuita.

Es interesante como son pocas las individualidades que destacan, dando pie a que emerja lo grupal en la escena; dando paso a que el conflicto no recaiga en los personajes mismos, sino que las pasiones luchen entre sí. El punto principal, entonces, ya no es un simple conflicto entre bandos contrarios, sino el cuestionamiento de la fe y del poder en la sociedad colonial, fe que no es sustentada en hechos por los colonizadores, y poder que pone en peligro la vida de los naturales por considerarlos inferiores; en contraposición total con la empresa jesuita.

Si bien el trabajo armonioso del grupo es un aspecto positivo –y digno de destacar en actores tan jóvenes-, es necesario también mencionar que algunos desajustes decrecen la puesta. Nos referimos a algunos pasajes sobreactuados (tengo en mente las escenas entre la novia de Rodrigo –a quien fue un tanto complicado oír- y el hermano de este) y, sobre todo algo que debió cobrar mayor relevancia, a saber, lo simbólico del título; pues en el espacio, pese a los cambios en la escenografía, no se apreciaba del todo la diferencia entre “ese mundo” –colonial- y el “otro mundo” –el paraíso en la Tierra-.

El manejo de las luces y el aprovechamiento de los espacios que brinda la sala son un gran punto a favor en el montaje. Mención aparte para la importante labor del director y las destacadas actuaciones de Gabriel Gonzáles, Gonzalo Perez, y sobre todo para la impactante interpretación de Oscar Meza, en un monólogo que pocos olvidaremos.

Cuán alentador es ver un teatro joven, que se renueva a sí mismo y a la actividad actoral a la vez. Un teatro joven y enteramente humano.

Obra: “Aquí en la tierra”
Dirige: Paco Solís Fúster
Temporada: del 12 de agosto al 2 de octubre
Lugar: Teatro Julieta – Miraflores
Horario: De jueves a domingo – 8.30 p.m.

Anuncios

One thought on “Crítica Aquí en la Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s