La puesta en escena de la duda existencial: Máquina Hamlet

Dir. por Guillermo Castrillón

Toda puesta en escena preserva el vínculo geográfico-cultural; ya que al compartir el mismo espacio y estar situados en el mismo territorio, estamos ante una manifestación cultural viva y única; que dialoga con los espectadores y con su tiempo. Así, la poiesis que se crea dentro de ese espacio de convivencia se remite a la fabricación de significados y metáforas “otros”, con reglas propias en el mundo representado. Máquina Hamlet -texto original del alemán Heiner Müller- es llevado a escena bajo la dirección de Guillermo Castrillón; y con las actuaciones de Sergio Cano, Luciana Flores y Katherina Sánchez, actores egresados de Aranwa.

El proceso de montaje de la perfomance –se menciona en la web de Aranwa– ha pasado por una indagación propia de cada actor, quienes explorando sus roles han descubierto aspectos íntimos y contextuales, que han incorporado a la puesta. En este sentido, y dada también la complejidad del texto de Muller, no estamos ante una escenificación que se remita a la simple representación, sino una que exige un espectador atento y consciente, que se adapte al ritmo y al “caos ordenador” de la obra misma, que vaya creando significado así como la puesta crea significados ante nosotros.

La obra de Muller es una puesta en deconstrucción del Hamlet de Shakespeare, que cuestiona lo racional y resalta aspectos caóticos de la condición humana. Si bien Castrillón se ha tomado la libertad de adaptar el texto –que no implica una pérdida de fidelidad al original- se trata, en su mayoría, de cambios acertados. Sergio Cano nos ofrece una plausible interpretación de Hamlet; intenso y efectivo, que transmite pasiones que lo desbordan. Las dos actrices que encarnan dos caras de lo femenino (dos Ofelias) nos presentan interpretaciones aceptables, sin embargo cabe señalar que hay aspectos por pulir, como los tonos de voz y la interpretación, que por momentos pudo parecer vacía; sobre todo por parte de Luciana Flores. Como espectadores, confiamos en que los defectos que puede presentar un trabajo actoral de egresados de un ciclo de actuación serán corregidos y  permitan el crecimiento de estos intérpretes.

Gran acierto el juego de luz y sombra que hizo más intensas y bellas las escenas; así como el empleo de la música que acompañó algunas de ellas y el uso de los diversos elementos escénicos (mesas, sillas, etc). Acertada también el monólogo de cierre, que da cuenta del hacer del tatro mismo. Empero, consideramos que la escena introductoria –el diálogo entre las dos mujeres- fue un desacierto que no se adaptaba a la poética general que se nos ofreció después. Nos pareció una escena prescindible, que más que añadir a la puesta, le restaba fuerza e intencionalidad.

Cuando estamos ante un acontecimiento teatral, no solo espectamos una obra, sino que estamos ante un grupo de seres humanos (actores); quien la compone, y quien la dirige. En el montaje de Castrillón estamos ante el hacer y el resultado del mismo, que revelan el trabajo de los actores y de dirección. Si bien hay aspectos por mejorar en lo respectivo a las actuaciones, Máquina Hamlet se alza como una puesta interesante y acertada; lírica y con bellas imágenes.

Anuncios

2 thoughts on “La puesta en escena de la duda existencial: Máquina Hamlet

  1. Gracias por la crítica, acertada en varios aspectos. Sigo trabajando con los actores para mejorar su interpretación. La escena inicial – no quiero justificar- es un intento por mostrar ” la castración” que marca el rumbo del joven Hamlet, es por eso que hablan de penes cortados. Tal vez, la acción metafórica no estuvo clara, o confunde- lo cual no me disgusta- pero el ambiente de chisme en velorio, fue la situación que quise reproducir para iniciar esta obra. Como siempre hice este montaje explorando mi inconsciente e intuición y una pequeña luz que es mi razón, pequeña luz, porque de razones no podría hablar con certeza, de locuras quizás. Guillermo Castrillón.

    • Gracias por leer y comentar la crítica, Guillermo; sí, en un momento pensé en la representación de la castración del sujeto-Hamlet; sin embargo, para el lirismo y la poética metafórica de toda la puesta, -y para mi gusto también, debo confesarlo- me pareció un poco fuera de tono, por directa, quizá; acertado sí es el ambiente reproducido en esa escena inicial. Pero gracias por la aclaración, siempre es bueno que la obra y la crítica que se haga de ella sea puesta en diálogo. No es la primera vez que especto algo que tú hayas dirigido, y siempre uno sale, literalemente, con la boca abierta.

      Muchas gracias por comentar, saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s