Voces de la memoria: “Proyecto 19802000. El tiempo que heredé”

Dirección: Sebastián Rubio y Claudia Tangoa

Proyecto 19802000
Proyecto 19802000

El Centro Cultural de España en Lima viene presentando desde el 31 de agosto -cada fin de semana desde entonces- las obras ganadoras en la ‘Convocatoria de ayudas a la producción y exhibición de las artes escénicas’, que como parte del Programa de Apoyo a la Creación Contemporánea e Industrias Culturales y Creativas convoca desde el 2010, con el objetivo de fomentar la producción del medio cultural nacional; así el conocido local frente al Parque Washington ofrece un espacio en el cual llevar a cabo estos proyectos y acercarlos al público que puede asistir de modo gratuito. La segunda fecha de presentaciones correspondió a la creación escénica interdisciplinaria “Proyecto 19802000. El tiempo que heredé”, dirigido por Sebastián Rubio y Claudia Tangoa y con las participaciones de Lettor Acosta, Carolina Huamán, Amanda Hume, Manolo Jaime y Sebastián Kouri.

Es a través de testimonios, de la apelación al recurso audiovisual, el empleo de fotografías, documentos y cartas -que por turnos van enfoncando con una cámara de vídeo, imágenes que serán luego reproducidas en los proyectores-  que se re-construye en tiempo real el drama personal de cada uno de estos jóvenes que, sin interpretarse más que a sí mismos -la mayoría no son actores-, dan cuenta de su propio drama personal sufrido durante la época del Conflicto Armado Interno desde diversas perspectivas -que algunos podrían considerar más que contrarias, excluyentes y opuestas- sin que una se sobreponga sobre la otra, lo cual dada la complejidad del tema abordado, constituye uno de los grandes logros de esta puesta en escena. Se trata de un trabajo de no-ficción que intenta enlazar estas cinco biografías en pos no solo de reconstruir las memorias personales de los implicados, sino para hablar de la historia social de nuestro país. “Proyecto 19802000” nos remite al trabajo de la argentina Lola Arias, de quien Sebastián Rubio afirma haber tomado el concepto -suponemos que se refiere al biodrama “Mi vida después”, que narra mediante los testimonios de seis actores, la época de la dictadura del 76’.

Consideramos que el trabajo con personas que han crecido durante la época en cuestión y que han estado vinculados con los sucesos, que han “heredado” ese tiempo, ha sido clave para el tratamiento del tema mediante el aporte particular de las vivencias de cada uno. El lenguaje directo de la presentación, el empleo pertinente del vídeo, y el acompañamiento musical complementan esa atmósfera de re-construcción del pasado en el presente. Tal vez el único factor escénico a objetar sea la cuestión de proyección de voz, que en ocasiones sin el apoyo del micrófono, se “perdía” en la sala y, si bien no se trata de actores profesionales -en cuyo caso sí sería una carencia grave- es una carencia que debe ser resuelta para los sucesivos montajes que -esperamos- se den.

Ante el rumbo vertiginoso de la sociedad actual, ante la vida “sin raíces”; la memoria emerge como un mecanismo cultural que refuerza el sentido de pertenencia, sobre todo después de catástrofes sociales como la vivida en nuestro país. Todorov en Los abusos de la memoria se refiere a un empleo “ejemplar” de la memoria, en la que el recuerdo de los sucesos del pasado es tenido como un modelo para comprender nuevas situaciones, aunque en otras circunstancias; en oposición al uso “literal” de la memoria, que solo genera oposiciones y que no permite procesar la experiencia. Re-pensar la memoria en una sociedad como la nuestra implica “poner en escena” las diversas representaciones del pasado y articular lo individual con lo colectivo, aún así genere contradicciones y tensiones, para que esos discursos de la experiencia, al ser compartidos, contribuyan a construir la Historia. Esa activación del pasado, esa construcción de sentido(s) y la materialización en los productos culturales como “Proyecto 19802000. El tiempo que heredé” -ahora un vehículo de la memoria- incorpora el pasado conflictivo y las diversas miradas de este mediante los mecanismos del espectáculo cultural.

Esta puesta permite que la memoria cobre voz a través de sujetos sociales que la portan directamente, expone diferentes versiones de los mismos sucesos, con miras a un futuro conciliador y re-constructor de la Historia del país.

Hoy Lunes 17, dada la gran acogida, habrá una función extra en el Centro Cultural de España a  las 7:30, después de la cual habrá un conversatorio sobre el montaje. Eso sí, hay que estar ahí para la cola con una hora de anticipación, aproximadamente. Acá un vídeo en el que los directores presentan el montaje:

Bibliografía:

Dubatti, Jorge. Filosofía del teatro I. Buenos Aires, Atuel, 2007.

Jelin, Elizabeth. “Memorias y luchas políticas” En Jamás tan cerca arremetió lo lejos. Memoria y violencia política en el Perú. Carlos Iván Degregori (ed.) Lima, Institutos de Estudios Peruanos, 2003. (27 – 48 pp.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s