Diciendo adiós a la cárcel de nosotros mismos. Sobre “Adiós a Geppetto”

Dirección y dramaturgia: Mikhail Page

BUNBURY teatro

"Adiós a Geppetto"
Adiós a Geppetto

Durante el 2011 Mikhail Page dirigió La Madonnita, del importante dramaturgo argentino Mauricio Kartún; esta vez y durante una corta temporada trae a escena Adiós a Geppetto, nuevamente bajo su dirección, y además de su autoría. Inspirada en el clásico cuento del italiano Collodi, Pinocho, este relato atraviesa la obra en distintos momentos. En esta obra -que se inscribe en el teatro del absurdo– se cuenta la historia de Marco (Raúl Sánchez) y Nina (Laura Aramburú) una pareja que después de sufrir una terrible pérdida y ante la incapacidad de asimilar su dolor, torna su vida en un encierro voluntario dentro de una realidad alterna, ideada solo para ellos y sus “criaturas”: marionetas a las que durante el juego dotan de vida, construyendo así una familia ficcional. El ritmo de vida de estos se ve alterado por la presencia de Gigio (Joaquín León), un niño que ingresa a ese universo inventado a participar del juego, sí, pero también a cuestionarlos a través de ese mismo; obligándolos a “mirar hacia afuera”.

Mediante la creación de esta realidad “absurda” y del empleo de un lenguaje lírico y altamente simbólico; Page sumerge a sus personajes en un universo quizá sin sentido para el espectador, que desde una posición realista podría pensar que se trata de algún tipo de locura -y de algún modo, lo es-, pero con mucho sentido para quienes participan de él. De ahí que sea necesario enfatizar en la construcción psicológica y corporal compleja de estos personajes -sufren y están constantemente atormentados, evitando los silencios y las “palabras prohibidas”- que los actores logran plasmar consistentemente. Destacamos la actuación de Laura Aramburú, pues logra mayores contrastes entre los diversos momentos de su personaje, que transita entra la alegría fugaz, la locura, el dolor y las actitudes frenéticas. La única objeción posible de hacer en lo respectivo al trabajo actoral, es la proyección de voz y la dicción del niño -un personaje con la misma importancia que los otros dos, pues es el catalizador de la situación límite que es vivir en una realidad otra-, empero se trata de un problema de práctica que de seguro logrará resolverse con mayor trabajo.

ADIOS A GEPPETTO 2
Adiós a Geppetto

Pese al tono reflexivo de la obra, esta no cobra un permanente tono lúgubre, sino que tiene matices, como aquellas escenas en las que Marco y Nina parecen regresar a su infancia simplemente para jugar con sus marionetas, inmersos en el mundo que han creado para ellos, o cuando el niño ingresa a sus vidas y juega con las “criaturas”. Otro de los aspectos interesantes de Adiós a Geppetto es la incorporación de elementos audiovisuales, que en el caso de las proyecciones -muy precisas todas- genera nuevos espacios y hace énfasis en ese “afuera” diferenciado de la realidad del espacio de la pareja; esto en conjugación con la música terminan por redondear ese ambiente onírico, entre el sueño y el juego, pero a la vez en el límite con realidad que transmite el montaje. Además, no podemos dejar de referir el empleo de la danza ejecutada principalmente por las “criaturas”, interesante elemento que permite que la obra no solo sea “narrada” a través de los actores, sino que esta narración proceda también a través de la danza en un escenario funcional, en el que cada objeto es utilizado y tiene un sentido.

Son muchos los elementos empleados, y es un logro de dirección que todo esto no se mezcle caóticamente; así como lo es que estos no opaquen, sino más bien amplíen la simbología del texto. Adiós a Geppetto trata acerca del dolor, del tormento, de la fantasía como vía para evitar el sufrimiento, de la soledad, pero también del amor y del despertar; de matar al padre, a un simbólico Geppetto: de decirle adiós a los titiriteros constructores de fantasías que podemos ser y tomar una decisión. Una interesante propuesta en la dramaturgia nacional.

Anuncios

One thought on “Diciendo adiós a la cárcel de nosotros mismos. Sobre “Adiós a Geppetto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s