Arriesgada y orgiástica apuesta: “¡Baila con la muerte! Tragicomedia de arquetipos”

De Maritza Núñez

Dirección: Jorge Sarmiento

Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (ENSAD)

"Baila con la muerte"
“Baila con la muerte”

Pocas veces tenemos la oportunidad de tener en la cartelera teatral limeña puestas tan arriesgadas e interesantes como “¡Baila con la muerte!” Arriesgada porque deriva en un festín orgiástico no apto para espíritus sensibles, que enfatiza el tono crítico de la propuesta; e interesante porque permite al espectador pensar en el cuestionamiento de los moldes sociales establecidos, en la degradación moral y humana que el exceso de poder puede ocasionar y porque, además, nos invita a pensar en la forma y estructura escogida para la representación de este texto. Teniendo en cuenta que un arquetipo es un “personaje, argumento o situación dramática que sirve de modelo original y primario para creaciones escénicas sucesivas” (Gómez García, 1997), y que la tragicomedia conjuga elementos trágicos y cómicos; podemos intuir que, a modo de traducir el tono de la obra, estas denominaciones contribuyen al cúmulo de paradojas, ironías y la caricaturización de los tipos que el montaje plantea.

Leonardo Torres Descalzi como Sergio.
Leonardo Torres Descalzi como Sergio.

En esta obra ambientada a mediados de la década del 50 -en plena campaña electoral de fines del ochenio de Odría- nos presenta a Sergio, el general (Leonardo Torres Descalzi) -rol que alude directamente a la figura de Odría- quien en compañía de su esposa, Nella (María José de Zaldívar) organiza una cena para consolidar aliados políticos y sacar; empero, la inesperada muerte de la anfitriona cambia por completo la situación, ante lo que el general decide “no declararla muerta aún” para no afectar su imagen y continuar con el banquete que tendrá como una invitada más -literalmente-, a la difunta. El festín, como mencionamos al inicio, cobra un tono orgiástico repleto de excesos, en el que cada personaje-tipo va revelando su “verdadero rostro”, dando rienda suelta a sus impulsos y sacando, quizá, lo peor de sí mismos. Los arquetipos en esta tragicomedia son presentados como parte de la élite poderosa y clientelista de la época; que incluso cambian de candidato a medida que les conviene, así la potencial figura “modélica arquetípica” queda desplazada por anti-modelos; que pese a ser tales, son figuras recurrentes en la escena política contemporánea  Completan el elenco Pilar Núñez en el rol de Regina, el arquetipo de la beata, que pese a su religiosidad oculta un ansia de poder que también terminar por hacer visible su degradación; Gustavo Mc Lennan, en el papel de Marco; que asiste al banquete con Cuchita (Rocío Ántero-Cabrera), su querida; Lieve Delanoy, que interpreta a Mary Ann, una sexy y provocadora peruano-americana de clase alta; Nelson Tafur como Raúl, un arquitecto que se acomoda a quienes estén en el poder y que además es un aficionado a componer música “de vanguardia”; Emilio Montero como Perico, mayordomo de la casa del general; y Luis Felipe Sánchez como el pianista -está muy presente la música en la obra-, además de Herbert Hurtado, Gerson del Carpio y Héctor Quispe, quienes en el rol de los mozos no solo atienden la cena, sino que complementan el desarrollo de las acciones con coreografías.

"Baila con la muerte"
“Baila con la muerte”

Se trata de un homogéneo elenco de actores de larga trayectoria cuyo desempeño es más que efectivo, en un montaje que no necesariamente incide en la psicología de los personajes, sino que más bien emplea esos arquetipos para caricaturizar el tipo político corrupto y clientelista de la época -tipo que, por supuesto, es una figura común aún en nuestros días-. En adición, un buen empleo de la iluminación y de la instauración de la temporalidad de la época -con referentes como la música de moda, el mambo y la admiración por Betty di Roma- y del vestuario; además de la presencia de la radio como medio de comunicación por excelencia, completan este atrevido montaje que retrata cómo el poder puede terminar por corromper y degradar a los seres humanos, quienes en pos de conseguir mayores beneficios para sí, puede incluso, llegar a “comerse” los unos a los otros.

*Eso sí, es “curioso” que en medio de la caricaturización y la ironía de la propuesta se atente contra el espectador -no con las imágenes de los excesos del banquete orgiástico no apto para “cucufatos”, a decir verdad-, sino con la venta de más localidades de las que el espacio de la renovada sala de la ENSAD permite; pues el día que asistimos nos tocó una sala abarrotada, con público colmando las gradas de salida mientras por el altavoz sonaban ¿irónicamente? las indicaciones de defensa civil (¡!). Hubiera sido “interesante” ver cómo salíamos de la sala ante una emergencia. Situaciones de este tipo no deben repetirse.

Anuncios

One thought on “Arriesgada y orgiástica apuesta: “¡Baila con la muerte! Tragicomedia de arquetipos”

  1. Fui a ver la obra me encanto fue un mate de risa con cicuchita perico fui a verlos el viernes o el jueves no recuerdoo pero enserio me gustoh!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s