Enfrentarse con el recuerdo de la madre: “Tres historias del mar”

Dramaturgia: Mariana de Althaus

Dirección: Vanessa Vizacarra

Dirección Adjunta: Pepa Duarte

Odiaba la descomposición. Necesitaba vivir siempre cosas nuevas y emocionantes. Trataba siempre de eternizar esa pureza que tiene todo comienzo de una relación. Cuando la intensidad empezaba a decaer, empezaba a sentirse aprisionada. Fue consciente del error que cometía y del daño que hacía. Murió sin el perdón más importante, el suyo.

Ananú

Afiche "Tres historias del mar"
Afiche “Tres historias del mar”

Hasta el 19 de mayo se presenta en el Auditorio del Centro Cultural Ricardo Palma “Tres historias del mar”, un texto de Mariana de Althaus -que acaba de publicar “Dramas de familia” con la editorial Alfaguara- que aborda la historia de tres mujeres unidas por el ineludible lazo de la sangre: Ananú (Jenyffer Arévalo), la menor de las tres, convoca en la casa de playa que fue de su madre a Vania (Constanza Chaparro), una Historiadora del arte muy independiente y pragmática; y a Josefina (Alejandra Jáuregui), la mayor de las tres, una mujer de apariencia y actitud dura, recientemente desempleada, para comunicarles que son hermanas y proponerles vivir juntas en esa casa, ya que ese fue el último deseo de su madre antes de morir. En este encuentro las dos mayores se enteran de la existencia de las demás, ya que la madre -figura articuladora de la familia por excelencia- las había abandonado cuando niñas para iniciar otra familia. A la única que no abandonó fue a Ananú, la última de las tres, que pese a no haber tenido una óptima relación con la madre, ha logrado entenderla y aceptar las decisiones que tomó en vida.

Josefina (Alejandra Jáuregui), Vania (Connie Chaparro) y Ananú (Jenyffer Arévlo)
Josefina (Alejandra Jáuregui), Vania (Connie Chaparro) y Ananú (Jenyffer Arévlo)

Vemos así como en cada una el abandono ha influido, pero vemos también, en el progreso de las acciones, como cierta culpa se asoma en ellas, como si de alguna manera hubieran pensado en algún momento, cuando niñas, que no merecían la presencia de la madre. El eje que articula las acciones es, además del reencuentro y la reconciliación, la maternidad como un punto de inflexión en la vida de la mujer. La madre -nos enteramos por los diálogos entre las hijas- habría preferido su felicidad personal antes que permanecer en una familia estable, ¿acaso una actitud execrable, de puro egoísmo?, ¿o la consumación de yo individualista? Aunque no sin sentirse culpable después, con el paso del tiempo, como notamos con la lectura de su diario, en el que se condena por querer ser feliz “quisiera ser fuerte y limpiarme para ella. Pero no soy una buena mujer, quiero ser feliz”. En escena, las acciones desarrolladas por las actrices no son del todo fluidas, quedando corta la intensidad en algunos momentos clave. Destacamos el desempeño de Constanza Chaparro, como una Vania despreocupada, sarcástica e incluso cínica; pero que hacia el final logra un quiebre de esa dureza del personaje. Por otro lado, la escenografía parece estar muy bien conservada -demasiado, quizá- para una casa que expresamente “necesita renovaciones”.

El empleo del video en un momento específico -indicado en el texto, además- cumple con traducir, quizá, el “sueño” de la madre; pero en un segundo momento, hacia el final del montaje, se torna prescindible. Consideramos importante mencionar, además, el acierto que constituye el haber trabajado con las linternas para la focalización en aquellos momentos en los que parece que la madre se manifiesta a través de la voz de una de las hijas para dirigirse a otra. La puesta de “Tres historias de mar” es una buena oportunidad para ver en escena el texto de De Althaus, una historia sobre la fragilidad de las relaciones y sobre las posibilidades del perdón; pero que sobre todo plantea la cuestión de las prioridades de la mujer ante la familia, célula básica de la sociedad; o su satisfacción personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s