Obra – manifiesto: El Otro aplauso

Dramaturgia y dirección: Diego la Hoz

Espacio Libre

Natalio Díaz y Karlos López.
Natalio Díaz y Karlos López.

En el marco de las celebraciones por su aniversario número catorce, Espacio Libre presentó “El Otro aplauso”, íntima propuesta que presenta a Karlos López Rentería y Natalio Díaz en el rol de dos actores de gira en el interior del país, alejados de sus familias y sin las comodidades que la vida en la capital y la estabilidad les podrían garantizar. En escena, a través del diálogo que estos mantienen antes de iniciar la función que les corresponde, nos enteramos de sus dudas y cuestionamientos, pero también de sus sueños e inquietudes. Se trata de una obra que incide en el empecinamiento de los artistas en “soñar lo mismo”, en seguir adelante y ser consecuentes con sus ideales: aquellos que siguen adelante y trabajan para lograr merecer el verdadero aplauso del público. En un contexto hostil y no necesariamente propicio para la subsistencia a través del arte, uno de los actores le comunica a su compañero que ha tomado la decisión de regresar a Lima y retomar su trabajo -el colegio en donde enseñaba le ha pedido “reconsiderar su renuncia”-; ante esto, el otro actor -de espíritu soñador, que defiende la autenticidad de la labor ideal del teatrista- responde con ironía y sarcasmo, mientras se preparan para salir a su última función. “El Otro aplauso” juega a nivel estético con lo surreal, y a nivel discursivo – verbal, con el lirismo y a la vez con el sarcasmo, para esbozar una crítica hacia la labor teatral sin compromiso, esa que se conforma con el aplauso simplemente adulador y vacío.

"El Otro aplauso"
“El Otro aplauso”

Consideramos que la temática de “El Otro aplauso” es universal: no solo piensa al teatro y su hacer, sino también reflexiona sobre los principios, la fidelidad a uno mismo y la perseverancia, que se hacen extensivos a todos los aspectos de nuestras vidas. Su puesta en escena emplea elementos lúdicos y se torna conectiva: aprovechando el acogedor espacio de su sala involucra directamente al público en el montaje en diversos momentos; quizá el más certero y presto a la metáfora sea el de las cintas que cuelgan del techo, vemos así escena y público conectados, en continuidad, y a la vez es como si se alzara la carpa para la función de los dos actores protagonistas. Pese a algunos problemas de dicción por parte de Natalio López, el correcto desempeño actoral hace ágil la puesta; en conjunción, el vestuario y maquillaje empleados terminan por delinear la estética lúdica y surreal de la obra, siendo un surrealismo que no evade para alejarse o negar la realidad, sino que permite al actor consecuente con su trabajo y su hacer, quizá, sustraerse de la realidad que le impediría seguir adelante con sus ideales; quizá la simple realidad de la vida pragmática y mecanizada sea ese “gobernador comelón” que mencionan los actores en su discurso a modo de parábola.

Después de cada función en la acogedora casa Espacio Libre se suele abrir un espacio de intercambio entre los actores y espectadores, apelando así al Otro y reforzando el vínculo presencial a través del diálogo. Nos enteramos así del proceso de trabajo de montaje de esta obra, de lo que ha significado poner en escena “El Otro aplauso” en este momento de la vida de Espacio Libre, una obra que traduce los principios de la agrupación y que puede funcionar a modo de manifiesto. Sin duda, un montaje que seguirá creciendo en las demás funciones que esperamos tenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s