¡Vamos a reproducirnos, vamos a multiplicarnos! Crítica “Tu ternura molotov”

Dramaturgia: Gustavo Ott

Dirección: Haysen Percovich

Centro Cultural El Olivar

"Tu ternura molotov"
“Tu ternura molotov”

Del venezolano Gustavo Ott, ganadora del Premio Internacional Ricardo López Aranda en el 2003, Tu ternura molotov es una divertida comedia que maneja certeramente un humor ácido para criticar y ocultar con cinismo algunos vicios sociales como el racismo, la doble moral y el empeño por conservar las apariencias. Una pareja de adultos exitosos, Daniel (Pietro Sibille) y Victoria (Mónica Rossi) -él próspero abogado en una importante firma, y ella narradora de noticias- que basa su vida en desarrollarse de acuerdo con los parámetros “normales” de la sociedad conservadora, han tomado la decisión de tener un hijo. En el justo momento en que parece que van a conseguir concebir a su hijo -que sería varón, ya que para ello han tomado medidas “científicas” como estar en la “temperatura correcta”, por ejemplo-, toca a su puerta el servicio de mensajería, y un suceso tan intrascendente como la llegada de una caja pasa a ser detonante y revelador del pasado que la mujer pretendía ocultar y que había dejado atrás hacía doce años.

Se desatarán entonces una serie de situaciones y enfrentamientos explosivos entre los esposos, al enterarse Daniel, correcto y centrado abogado, que su esposa perteneció en el pasado a un grupo terrorista y que incluso estuvo casada con un miembro de la organización. Se revelarán en sus discursos algunos aspectos fundamentales de sus maneras de ser, como la intolerancia, el racismo y los prejucios de una pareja que vive anclada en conservar las apariencias. Si bien en Tu ternura molotov hay algunas escenas “subidas de tono”, nos parece que esto se corresponde con la poética grotesca y exagerada (incluso explosiva) que maneja la puesta en general, con lo que se consigue pasar de la risa a la reflexión, como lo son los monólogos de cada uno de los personajes. El potente trabajo de ambos actores, bajo la precisa dirección de Percovich, en conjugación con una simple pero funcional escenografía, consigue poner ante los ojos del espectador un sólido montaje en el que la dura crítica viene disfrazada de comedia. Un aspecto importante en esta obra lo cumple también la iluminación, que se convierte en un personaje más: intruso en algunas escenas, o agente de terror en otras; empero, los cambios entre escenas pierden agilidad y más bien parecen intermedios.

La complicidad del equipo de Tu ternura molotov consigue como resultado una puesta que muestra una gran capacidad de juego y mantiene la intensidad del ritmo ligero, pero intenso a la vez, que maneja con soltura la ambigüedad (tenemos en mente aquella escena en la que Victoria habla por teléfono con Ramani Prianka), el humor, y que se ayuda de estos para constituir también una acusación a la superficialidad y demás vicios sociales, que, a través de un final abierto, presumiblemente, seguirán manteniéndose de generación en generación.

Anuncios

2 thoughts on “¡Vamos a reproducirnos, vamos a multiplicarnos! Crítica “Tu ternura molotov”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s