La (de)construcción del amor

Bésame Mucho

Dramaturgia y dirección: Ernesto Barraza Eléspuru

Break Producciones

Obra seleccionada por Sala de parto

 

"Bésame mucho"
“Bésame mucho”

Es conocida la iniciativa de Teatro La Plaza desde el año 2013 por impulsar y dar a conocer la obra de dramaturgos jóvenes. En el marco de ese proyecto fue seleccionada la comedia Bésame mucho de Ernesto Barraza, que en esta ocasión ha sido puesta en escena en la sala de El Olivar. El autor -que, a juzgar por sus últimas propuestas, parece unos de los pocos dramaturgos peruanos enfocado en retratar desde la comedia el paso de la adolescencia a la juventud, así como los conflictos de la adultez- esta vez asume también la dirección de la obra, en la que participan Daniel Neuman, como Fernando, esposo de Patricia (Alexandra Graña); una estable, tradicional y joven pareja de esposos que verá alterada su relación por la “peligrosa” interacción con sus nuevos vecinos, Pablo (Diego Lombardi, además productor de Break), un exitoso chef; y Lucía (Anneliesse Fiedler) una liberal y coqueta exmodelo; estos últimos han regresado a instalarse en Lima después de una larga estadía en Europa.

"Bésame mucho"
“Bésame mucho”

Las excusas para la generación del quiebre de la pareja de esposos serán dadas en los intentos de interacción entre ambas parejas, en reuniones teñidas de cortesía que no harán más que revelar las diferencias, la madurez con la que los personajes asumen sus relaciones y la fragilidad de la unión en una época marcada por el afán de éxito y popularidad con matices de frivolidad. Las relaciones amorosas, en este contexto, se trivializan al extremo y son fácilmente “desarmables”. La infidelidad de Fernando con Lucía y la posterior revelación de esta relación subrepticia será el predecible conflicto principal de Bésame Mucho, así como el tímido coqueteo de Patricia con Pablo. Resulta interesante el “desenlace” de este conflicto, cómo todo puede “volver a la normalidad”, muy civilizadamente, después de una fractura de ese tipo; como si, en efecto, el compromiso de pareja en la etapa social y cultural en la que se enmarca la puesta en escena, fuera considerado trivial y fácilmente desechable. Muy propio de nuestro tiempo, además. Resulta interesante cómo son los personajes femeninos quienes desequilibran a los personajes masculinos y ocasionan o solucionan la crisis: en primer lugar, Lucía, quien toma la iniciativa -casi como un juego- de seducir a su tímido vecino y quien confesará la traición; y después, hacia el final, Patricia, quien decide muy pragmáticamente la solución a la infidelidad en su matrimonio. Bésame mucho resulta dinámica y divertida, con ejecuciones actorales que potencian la agilidad y el buen ritmo de los diálogos. La escenografía propuesta es enteramente funcional, mostrando la sala del departamento de la pareja casada, pero a la vez ocultando espacios interiores y exteriores. Esta cambia para dar espacio a las escenas que suceden en la habitación.

Empero, la naturalidad y buen fluir de los actores –que en su mayoría permiten que todo, absolutamente todo, resulte verosímil-, se ve opacada en ocasiones por la tibia interpretación de Lombardi, rígida y “dura”, como si solo tratara de recitar sus parlamentos. Sin embargo, esa dureza en algunas escenas logra generar la risa por lo ridículo que logra verse el discurso verbal en conjugación con los movimientos y gesticulaciones casi robóticas de quien interpreta el personaje de Pablo en escena. De modo extraescénico es necesario mencionar que la puesta en escena, sin mayor explicación ni disculpas hacia el público, inició 15 minutos tarde, solo después de que parte de los espectadores empezaran a aplaudir, como quien “presiona” para el inicio de función. Tardanza que sorprende, pues la sala del Olivar -al menos en las ocasiones en las que hemos asistido- cumple con respetar al espectador, ya sea empezando la función sin mayor retraso o excusándose si este sucede. Pese a esto, Bésame mucho resulta una comedia divertida, que emplea los estereotipos con inteligencia, superando largamente la anterior puesta del autor, Rockstars.

Anuncios

3 thoughts on “La (de)construcción del amor

  1. A mí no me pareció tan verosímil la historia, y creo que gran parte de esa incredulidad de debe a los actores. Sobre todo el caso de López y de Neuman. Las chicas estuvieran mejor de largo (Me gustó Alexandra Graña, que nunca la había visto en teatro.
    Algo raro fue que cuando leí el texto (que se publicó en el libro de sala de parto 2013) la comedia me funcionó mejor que viéndola en las tablas. Si dicen que un personaje dentro de una obra debe presentar un cambio al final de la misma por todo lo que le ha pasado, creo que lo mismo espero que me suceda como espectador luego de todo lo que he visto; y por eso creo que no quedé contento con este resultado.
    Saludos y éxitos por el buen blog.

    • El texto es simple, funciona bien, en realidad. La puesta no es “notable”, y creo No se le puede exigir mucho a textos como este. Cumple con dar un rato de entretenimiento. No creo que aspire a más, ahí sí estaría una “falla” importante. Saludos y gracias por comentar!

      • De acuerdo contigo.
        Lo que me es complicado entender es como un texto que no aspire a tanto pueda ganar un concurso como el de la plaza.
        Por el momento, un mejor resultado tuvo “Sobre lobos” del mismo concurso, y habrá que esperar el próximo estreno de La Plaza.
        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s