BARE: Expuestos

Los peligros de exponer el “verdadero yo”

Letra y Música: Jon Hartmere Jr. Y Damon Intrabartolo

Traducción y adaptación: Valerie Urrunaga y Rodrigo P. Campos

Dirección General: Valerie Urrunaga

Asociación Cultural Teatristas

BARE: EXPUESTOS
BARE: EXPUESTOS

La Asociación Cultural Teatristas, con Valerie Urrunaga a la cabeza, trae a Lima –y por primera vez a Latinoamérica- el musical rock BARE: EXPUESTOS, primera propuesta escénica de esta asociación que apuesta por un gran nivel de producción y por traer a nuestra escena local “un musical con verdad”. Al abrir el programa de mano, lo primero que se anuncia es que “La asociación Cultural Teatristas se propone contribuir al discurso de la igualdad social desde los lenguajes escénicos de la comedia musical. Proponemos aportar al creciente panorama escénico de Lima con puestas de teatro musical que, desde su concepción hasta el montaje, dialoguen sobre los problemas de la sociedad contemporánea, que digan algo sobre la condición humana. Buscamos entretener, pero no solo eso”. Es mediante una historia simple y con varios lugares comunes típicos de la comedia adolescente –al estilo Glee- que Bare consigue lo que se propone.

En el centro de la trama encontramos a Peter (Carlos Casella), adolescente sensible, y a Jason (Gabriel Gil), quienes mantienen una relación evidentemente homosexual. Mientras el primero parece haber asumido completamente su sexualidad y lucha por convencer al segundo –el más guapo y popular de la clase- para evidenciar, ante todos, su relación; Jason, inseguro y profundamente “enclosetado”, se opone. Su romance, poco a poco, sale a flote y dialoga con la producción de Romeo y Julieta del grupo de teatro escolar, liderado por Trilce Cavero, cuyo peso escénico es evidente al estar rodeada de tantos jóvenes actores y por conseguir momentos hilarantes como el de la surreal escena “¡911, Emergencia!”, aunque durante en la función del sábado 23 parecía estar conteniendo su potencia vocal, o quizá se trataba de una leve afonía. Para “agravar” la situación, Jason se involucrará con Ivy: una ubicue Valerie Urrunaga, a cargo de la dirección, vestuario, concepción de escenografía y además ofreciendo una potente interpretación vocal, que pone en evidencia su capacidad y entrenamiento, pero que minimiza su trabajo actoral. Además, deja cierta duda en el espectador, ¿no se supone que Ivy es lo que, tradicionalmente, correspondería a “la más guapa” u objetizando, incluso, “la más deseada” de la escuela? ¿su aspecto físico no debería, entonces, corresponder al estereotipo, ya que se trata de una propuesta que habla desde los estereotipos? ¿a qué criterio ha correspondido la selección de elenco? Esperamos que el rol no haya sido distribuido “proporcionalmente” a la intervención de Urrunaga en todo el proceso de montaje. La crisis hormonal del grupo adolescente del internado católico Santa Cecilia se completa con las situaciones que derivan la dinámica de este trío. Entran a tallar también Matt (Piero Chiarella) enamorado de Ivy; Nadia (Lorena Rodríguez), adolescente “outsider” e insegura por su apariencia, hermana de Jason, y siempre en conflicto con la “popular y perfecta” Ivy. El resto de personajes escolares, roles intrerpretados por Bettine Solf, Luis Lecarhos, Vera Perez-Luna, Cristián Covarrubias, Claudia Alecchi y Gerson Borja, corresponden a los “estereotipos” impuestos convencionalmente para este tipo de tramas. Pues desde los esterreotipos que se habla para mostrar la fragilidad detrás de esas “máscaras”.

BARE: EXPUESTOS
BARE: EXPUESTOS

El terreno lleno de lugares comunes y situaciones cliché se convierten en una de las fortalezas de esta puesta en escena que apunta, sobre todo, desde nuestra perspectiva, a forma y capturar un público ya adolescente y a aquel que está rozando la “nueva” juventud, grupo comprendido entre los 13 y 17/18 años –uno de los bloques generacionales, quizá olvidado, pues son muy grandes para ver obras infantiles y aún muy jóvenes para empatizar con grandes dramas-. Anotamos que este juicio de valor no es excluyente de otros públicos, evidentemente. El tema puesto en escena es, como referimos, común: adolescentes conflictuados entre sí y consigo mismos, pero se trata de algo más que delicado, potente, fuerte, con un desenlace que se aleja de un “cierre feliz” de un musical solo divertido y lo convierte en aleccionador, y que expone relaciones con la religión, el consumo de drogas y la lucha por la identidad. La energía desplegada por el elenco se sostiene a lo largo de la puesta, llena de música y coreografías, y cobra mayor fuerza en las piezas grupales. En una de las sesiones de Escuela de Espectadores, en la que se habló de los musicales (cuyo vídeo se puede ver aquí) la directora refiere que para la puesta en escena de BARE en  nuestra ciudad, se decidió omitir algunas canciones y musicalizar algunos diálogos. Esto resulta evidente y explica por qué algunos diálogos -con una incómoda melodía de fondo- trataban, infructuosamente, de ser “cantados”. El escenario se muestra mayormente libre, recurriendo a un andamio como mayor elemento escénico que, creemos, pudo haber sido mejor utilizado. El diseño de luces (a cargo de Mario Román) es efectivo, empero algunos cortes abruptos pueden restar intensidad a lo escenificado; el vestuario individualiza a cada personaje-tipo (habría que preguntarse si esto es una indicación del guión o un detalle que “adorna”). Finalmente, es quizá por el despliegue de energía del joven elenco que los personajes adultos, específicamente lo roles ejecutados por Mijail Garvich y Úrsula Carranza, pierden peso en sus apariciones, que más bien pasan a ser anecdóticas en vez de intensificar la carga dramática de las situaciones en que el cura y la madre se ven involucrados.

Asociación Cultural Teatristas ha asumido el reto de traer un musical “a lo grande”, dándonos a conocer un grupo interesante y talentoso de jóvenes intérpretes y aportando, tal y como se lo propone, al debate siempre actual sobre la opresión, los prejuicios y los moldes sociales, que tanto dañan nuestra sociedad y que cercan mediante la imposición.

Nota: luego de indagar sobre otras puestas en escena de este texto, oír los temas, ver algunos vídeos y oír las intervenciones del elenco en la sesión de la Escuela de Espectadores, decidimos aumentar las partes que aparecen en negritas y que no habíamoss tomado en cuenta en nuestro texto inicial. Si bien la temporada de este musical ya terminó, creemos que el registro de lo que viene pasando en  la escena local es importante y va más allá de lo que dure la temporada. Debemos mencionar también que hace unos días nos topamos con una práctica descuidada, poco usual e incluso irrespetuosa, que consideramos necesario referir: es evidente la importancia de las redes sociales y lo masivas que pueden llegar a ser (a menos que tengamos perfiles privados, evidentemente). Siempre tratamos de referirnos con fundamento y sobre todo con respeto al trabajo de los demás, siempre tratando de aportar, como también se habló en el conversatorio en que parte de los que hacemos crítica de teatro -o como prefieran llamar- en redes. Es por esto que nos sorprendió encontrar un tweet de una de las personas involucradas en este montaje que anuncia: “Odio a la gente de este país que sólo va al teatro cuando se les regala la entrada. Gente de m%&$#*”. Creemos que la “intensidad” de nuestras emociones -sobre todo si tienes una obra en temporada- deben ser controladas para evitar comentarios tan poco serios e irrespetuosos como este, que máas bien dejan mucho que desear y que, de algún modo, ensucian la dinámica de la escena limeña. (Lima, 03/09/2014)

Para quienes nos preguntaban vía inbox y mensaje de qué y quien se trataba (y para dar cuenta de veracidad), en la imagen se aprecia de lo que estamos hablando. Sin duda, un hecho extraescénico inaceptable, teniendo en cuenta, además, que la obra aún estaba en temporada cuando este tweet fue lanzado.
Para quienes nos preguntaban vía inbox y mensaje de qué y quien se trataba (y para dar cuenta de veracidad), en la imagen se aprecia de lo que estamos hablando. Sin duda, un hecho extraescénico inaceptable, teniendo en cuenta, además, que la obra aún estaba en temporada cuando este tweet fue lanzado.

Temporada:

Desde el Jueves 14 al Domingo 31 de Agosto
Teatro Federico García Lorca en el Centro Cultural Español, Av. Salaverry 1910, Jesús María.
Horario: Jueves a Sábados 8:00p.m.
Domingos 7:00p.m.

Entradas en Teleticket y boletería del teatro*

Anuncios

4 thoughts on “BARE: Expuestos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s