Los crímenes de las hermanas Magrath

Crímenes del Corazón

De Beth Hentley

Dirección: Manuel Trujillo

Dirección Adjunta: Felien De Smedt

La Fuente de Castalia

CRIMENES DEL CORAZÓNLa tercera obra en presentarse en el XII Festival de Teatro Peruano Norteamericano –previamente fueron puestas en escena las otras dos finalistas: Oleanna y Killer Joe– es Crímenes del Corazón, de la dramaturga norteamericana Beth Henley, bajo la dirección de Manuel Trujillo, del grupo La Fuente de Castalia, cuyo trabajo venimos siguiendo de cerca y en el que notamos la superación en cada propuesta escénica. Esta vez, con la dirección adjunta de Felien De Smedt ‒cuyo nombre es una novedad para nosotros‒ nos presentan esta divertida y emotiva pieza que retrata el disfuncional universo de las hermanas Magrath en un conservador pueblo sureño ‒con lo que esta referencia espacial significa, a saber, un marcado racismo, religiosidad férrea y la atadura a las normas morales‒, que se reúnen en un “mal día” para ellas: el cumpleaños número 30 de la tímida y soltera Lenny (Albertina Chappa), quien no consigue establecer relaciones con el sexo opuesto; Meg (María del Carmen Sirvas), una extrovertida aspirante a cantante que acaba de salir del manicomio, cuyo retorno al pueblo parece desestabilizar, a punta de una poco sutil coquetería, a “Doc” Porter (Michel Joan), un pueblerino acostumbrado a su mediocre estilo de vida; y Babe (Mariajosé Vega), la menor de las tres, que harta de la monotonía le disparó a su esposo, un poderoso abogado. Su defensa será asumida por el novato abogado Barnette Lloyd, empecinado en una venganza hacia el esposo de la menor de las Magrath. Marcadas por el abandono del padre y el suicidio de la madre, su encuentro, siempre bajo la criticona mirada de la fastidiosa prima Chick (Katherina Sánchez), servirá para que “laven los platos sucios” de la familia –en el sugerente, y ciertamente claustrofóbico, espacio escénico que se configura como una realista cocina- reviviendo tristes acontecimientos del pasado, pero también reforzando su vínculo y hallando la fuerza en la unión fraterna.

El retrato de la vida de estas autodestructivas e insatisfechas mujeres está teñido de un sutil humor y ridiculez en medio de toda la desgracia y turbulencia de su presente. Entre los roles principales, destaca Vega, por el tono excéntrico que imprime a su Babe, sin llegar a la parodia. Y este “límite” es el que, creemos, debe tener en cuenta Sánchez para su interpretación de la prima Boyle, pues pese a su entrañable, y por eso mismo odiosa caracterización, corre el riesgo de caer en una caricaturización con ese tipo de personaje. Chappa ofrece un trabajo equilibrado, lo mismo que Medina y Joan; no del mismo modo Sirvas ‒a quien recientemente vimos en una sobreaccidentada primera función de Cacúmenes, en un rol marcado por el disfuerzo y la imprecisión, en la Plazuela de las Artes‒ quien por momentos puede caer en una sobreinversión de energía. A pesar de esto, Crímenes del corazón no deja de ser una puesta que sale adelante con corrección y que nos ofrece momentos memorables, sobre todo aquellas escenas finales en que las tres, juntas, descubren sus debilidades y deciden afrontarlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s