Vida de miel

Creación colectiva de Panparamayo Teatro

Dirección: Marco Otoya

"Vida de miel"
“Vida de miel”

Vida de miel, el más reciente trabajo de Panparamayo (en actividad desde el 2010), se configura como una propuesta de creación colectiva conformada por varios cuadros que, según se anuncia en el programa de mano, surgen de la imaginación de un músico conflictuado, como forma de liberar frustraciones en una canción que, presumiblemente, estaría inspirada por los referidos episodios que se aprecian en escena. Con un marcado carácter fragmentario –que bien podría funcionar de modo elocuente, ya que se trata de evocaciones introspectivas e incluso oníricas- las acciones deberían percibirse con cierta sincronía interna, conectadas mediante las intervenciones del músico (“Loko” Pérez, quien además compone específicamente para Vida de miel) quien debería cumplir el rol de “hilo conductor”; sin embargo esto no sucede. La propuesta no termina de aterrizar y he ahí el principal impase de Vida de miel. Ante esta falla estructural, poco pueden hacer las comprometidas ejecuciones de los intérpretes escénicos (Mario Ballón, Moyra Silva, Sandro La Torre y Bruno Ocampo). La intervención del músico parece ser no más que un factor anecdótico, perdiendo la relevancia simbólica que, consideramos, el propio argumento impone.

"Vida de miel"
“Vida de miel”

De acuerdo con las declaraciones del director a El Teatro de mi vida, Vida de miel es producto de un trabajo de exploración/creación de aproximadamente 7 meses, periodo en el que –con los obstáculos y la complejidad que la creación colectiva supone- el proyecto atraviesa por diversas etapas, estancándose incluso, para luego tomar la forma final, que conserva la idea de crear desde el modo en que cada miembro del colectivo percibe la violencia en sociedad. El título juega así con el ideal de tranquilidad, esa falsa promesa de la “vida de miel” que solo genera frustración al confrontar ese ideal con la realidad. Destaca de entre los cuadros aquel sobre el programa concurso (tópico muy empleado en creaciones recientes) por ser el que consigue de modo efectivo “mostrar” el poder mediático de la televisión y cómo esta, con favor del participante, del público y de quien conduce, consigue degradar al ser humano. Uno de los aciertos de esta propuesta es que, dado que cada actor interpreta diversos personajes, la indumentaria con la que se presentan inicialmente no busca caracterizarlos: será a medida que la puesta en escena avance que veremos cómo se componen/descomponen de acuerdo a su rol momentáneo. Otro elemento a destacar es la iluminación (a cargo de Leonor Estrada), que ambienta con certeza cada cuadro.

Vida de miel parece dar cuenta de un proceso inacabado, de un trabajo en construcción; interesante por lo que ofrece, mas no elocuente por sí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s